Estadisticas

domingo, 6 de mayo de 2018

La novela negra más bizarra e inclasificable



 
Tras tomarnos un respiro para recuperarnos del festival de este año, volvemos a las andadas, volvemos a las propuestas de la tribu.
Y lo hacemos con la reseña de la novela negra más bizarra e inclasificable que leí el año pasado. Una reseña doblemente interesante, porque ha sido perpetrada por Elena Scarpetta, una negrita que prefiere permanecer en el anonimato.
Así que, la intriga está servida. ¿Cómo será la novela para que hasta yo diga que es tan rara? ¿Quién será la negrita enmascarada?
Una pista: no se llama Manolo.
 
La japonesa calva, de Jesús Tiscar.
Por Elena Scarpetta, la negrita enmascarada.
 Hay libros de los que uno recuerda su argumento a lo largo de los años y otros que impresionan por distintos motivos. Este es uno de ellos.
  "La japonesa calva" es la obra ganadora del Premio Ciudad de Getafe 2017. No es una novela policiaca con su crimen y su detective, es una novela negra, muy negra llena de crítica social. Un relato coral, amargo, duro y perturbador, que no deja indiferente.
La trama está  ambientada en la periferia de una ciudad cualquiera de España del 2016, con el gobierno en funciones. Una ciudad de 400.000 coches, en  un barrio degradado de clase baja del extrarradio, donde las historias de más de una decena de personajes, aparentemente independientes entre sí,  giran en torno a Kazumi Kuriwako, una japonesa rasurada (que no calva),  masajista rara y feucha, de pasado oscuro que se gana la vida dando masajes eróticos con final feliz.
Un guardia civil, una niñaca con un novio con "Daun", un anciana con artrosis, una pelirroja explosiva engañada por su marido, un asesino novato que busca hacerse famoso, una madre explotadora, un camello, un azafato del Decathlon... A medida que transcurre la novela se hilvana la compleja red que conecta a los actores y  que avanza y retrocede una y otra vez en la línea temporal.
Los personajes son desgraciados, retrato de las miserias actuales y reflejo de los sucesos del noticiario. Les toca de cerca el abuso, la pobreza, la traición, el engaño y la soledad, sobre todo la tremenda sensación de soledad que transmiten todos y que quizás sea el nexo de unión de  los protagonistas.
 Y es que, el crimen no deja de ser más que otro elemento de ambientación, que transcurre en un segundo plano, casi anecdótico.
El estilo de la prosa de Tiscar es original y arriesgado, consigue que sea fluido, incluso con párrafos largos. Impresiona por ser muy coloquial y, sin embargo, muestra estar muy meditado hasta en las partes más machaconas y descoloca desde la primera página.
En resumen, una zambullida en los arrabales a través de una novela corta y única.




5 comentarios:

Lucia Guijarro Casados dijo...

interesante reseña, Scarpetta, por favor, jamás reveles tu identidad, me encanta el misterio y eso me anima a leer reseñas, de momento solo leía las de leer sin prisa y mira por donde surge Elena Escarpetta.
Veo que te quedaron ganas de japoneses , el club está lleno de raritos, encantadores todos eso sí. La leeré motivada porque dices que es corta y única

Firestarter qnk dijo...

Me gusta mucho la reseña,Escarpetta,convences!!!
Si la leo es por ti y porque sé de japonesa solo tiene el título;-)

Miguel Esparcia dijo...

Interesante, Scarpetta. Haremos por leerla
Gracias por tu reseña.

Cristina dijo...

Has conseguido interesarme por esta obra que no conocía y seguro que merecerá la pena. Gracias doctora Scarpetta.

Antonio Elena dijo...

Muy buena reseña. Ya me ha motivado para leerla. Gracias, enmascarada