Estadisticas

jueves, 14 de marzo de 2019

Adelanto del VII Encuentro Las Casas Ahorcadas





Sergio Vera Valencia,
Doctor en Comprensión lectora y capo del evento.

 

La lectura ocupa el último puesto entre las actividades de ocio del alumnado de Castilla-La Mancha, según  la última encuesta sobre hábitos lectores publicada por la consejería de Educación.
 
 Pero para que un plan de fomento de la lectura sea efectivo, habrá que animar también a las familias, ya que el hábito lector se adquiere fundamentalmente por la observación de modelos lectores, y entre las personas que más influyen en los alumnos se encuentran sus padres y madres, que según el estudio tampoco son muy aficionados a la lectura.
 
Ahora bien, ¿Cómo cambiar esto?
 
Si como dice el premio Nobel Vargas Llosa, vivimos en la “sociedad del espectáculo”, para ganar lectores, debemos cambiar la imagen social de la lectura, fomentando la literatura popular de forma popular.
 
Y en este sentido, la novela negra puede ser un recurso educativo muy valioso para el fomento de la lectura y el pensamiento crítico, por combinar un estilo ameno y lleno de intriga, que persigue atrapar al lector desde la primera línea, con la crítica social, denunciando las desigualdades de nuestra sociedad y haciendo reflexionar sobre el mundo en que vivimos, que es el primer paso para cambiarlo.
 
Por esta razón, desde las Casas Ahorcadas, mejor club de lectura en los I Premios de Excelencia en bibliotecas de Castilla-La Mancha, desde hace años  impulsamos un festival de novela criminal para promover uno de los géneros literarios más populares hoy en día, como prueba el hecho de que  a él pertenecían seis de las diez novelas más leídas por los españoles según la última encuesta de hábitos lectores de nuestro país.
 
Un festival organizado por lectores y para formar lectores, un proyecto socioeducativo para toda la familia y todas las familias, con actividades dirigidas a los aficionados al género negro, pero también a niños y adultos menos amantes de la lectura.
 
Así, en esta séptima  edición, en un intento por acercar la literatura criminal a los ”telectores”, consumidores de ficción criminal en formatos ajenos al libro, tendremos actos como una charla sobre la gastronomía en la literatura y el cine negro, una mesa redonda sobre novelas negras adaptadas al cine o una sobre bestsellers, con la presencia de algunos de los autores más leídos del panorama actual como Domingo Villar, Tormo Negro-Masfarné 2015.
 
Para los puristas del noir, habrá actividades como una charla sobre asesinos múltiples a cargo del experto en criminología Vicente Garrido, Premio Tormo Negro-Masfarné 2017, un homenaje a una estrella internacional y mesas redondas como la que dedicaremos al feminismo en la novela negra, con la participación de la primera autora de novela negra española, Lourdes Ortiz, finalista del premio Planeta.
 
Y como desde las Ahorcadas somos plenamente conscientes de la necesidad de crear cantera lectora, hemos preparado actividades para alumnos de secundaria tan novedosas como una jornada de animación a la lectura y orientación académica, la presentación de un premio de proyectos de animación a la lectura en centros educativos, o un encuentro con Carlos Bassas utilizando el audiolibro de su novela Siempre pagan los mismos, Premio Tormo Negro-Masfarné 2016.
 
Y todo esto y mucho más, será el VII Festival de Novela Criminal Las Casas Ahorcadas, que se celebrará en Cuenca del 25  al 27 de Abril.

miércoles, 27 de febrero de 2019

¿QUÉ ES INCOGNITUS?




 
Lena evoca el recorrido que la ha llevado hasta ahí. Todo empezó cuando explotó el caso Snowden. Quedó muy impresionada por la valentía del chico y la gravedad de lo que denunciaba. Aquello significaría el final de Internet libre tal y como se conocía. Cuando Incognitus, Anonymous y WikiLeaks pidieron colaboración para difundir la campaña de espionaje masivo de los EEUU que Snowden había descubierto, Lena se instaló el programa de Incognitus y les ayudó. Luego, desde que estaba en Portbou y tenía más tiempo, había participado en otras campañas. Poco a poco, a medida que iba conociendo más sobre la amenaza de la privacidad de Internet, se fue acercando a Incognitus, que era el grupo más claramente a favor de defender la privacidad de Internet de los tres. Había ido ocurriendo sin darse cuenta. Primero como un juego, después como una ocupación temporal, y al final se había convertido en una cuestión personal. Alguien se dio cuenta de que aquel miembro español tenía habilidades muy útiles, y hoy estaba allí, dispuesta a trabajar clandestinamente para esa organización.
 
Fragmento de Incognitus de Antonia Huertas, Editorial Versátil 2018

sábado, 23 de febrero de 2019

Presentación de Incognitus, de Antonia Huertas.


 
Por Sergio Vera Valencia, coordinador del club de lectura las Casas Ahorcadas.

 

Atención.

 Escucha con atención. No tenemos mucho tiempo…

Nos vigilan,

Así que, por favor, haz lo que te digo.

Primero: finge leer este prólogo.

Ahora, disimuladamente, coge el móvil. Y sin despegar la vista del texto, como el que no quiere la cosa, apágalo, quítale la batería y déjalo en un sitio seguro.

Seguro para ti.

Por último, si tienes algún ordenador o aparato electrónico cerca, desconéctalos.

Todos.

¿Ya?

¿Seguro que está todo apagado?

Bien.

Entonces, ya podemos empezar.

 No sé quién eres, ni qué llevas puesto.

Pero ellos sí.

Ellos lo saben todo.

Porque no estamos solos. Nunca estamos solos.

Ni siquiera, cuando crees que no hay nadie más.

Siempre puede haber alguien.

Alguien vigilándote.

Alguien capaz de hackear tu móvil, o de clonar tu disco duro.

O el mío.

De hecho, puede que alguien esté leyendo estas líneas antes que tú.

Incluso antes que mi editora.

Por eso, para luchar contra el cibercrimen, los detectives clásicos se han quedado desfasados.

Hoy en día, los enciclopédicos conocimientos de Sherlock Holmes serían demasiado elementales.

Al fin y al cabo, los delincuentes digitales no dejan huellas dactilares.

Irónico, ¿no te parece?

Y en la “Deep Web”, la red oscura y profunda donde se refugia lo peor de cada casa, y todo, absolutamente todo está en venta, puedes contratar sicarios más duros que Mike Hammer y el diamante juntos, por un puñado de “Bitcoins”.

Pero no temas. No todo está perdido.

Aunque el crimen nunca duerme, y la trampa va siempre varios pasos por delante de la ley, también hay @ngeles de la guarda que velan por nuestros sueños virtuales.

Sabuesos 3.0 como Beppa Mardegan, la íntegra, insobornable e indomable agente de Europol especializada en delitos informáticos y crimen organizado que conocimos en “Alterworld” y que, en esta ocasión, deberá evitar un ataque ciberyihadista mientras trata de limpiar el nombre de su madre, acusada de formar parte de las Brigadas Rojas y de perpetrar el atentado que le costó la vida.

O sociedades clandestinas como “Incognitus”, que intentan denunciar los abusos del poder y salvaguardar la seguridad de Internet.

Ya, todavía no sabes quiénes son.

Pero pronto, muy pronto lo sabrás.

Porque las Casas Ahorcadas te invitan a la presentación de Incognitus, de Antonia Huertas, que se celebrará  el viernes 1 de marzo, a las 19 h, en el salón de actos de la Biblioteca Municipal de Cuenca.

domingo, 20 de enero de 2019

La Mancha Negra, Ciclo de novela criminal de las tierras de Don Quijote.




Por Sergio Vera Valencia, Doctor en Comprensión lectora
 y Orientador de Villamayor de Santiago.

 Según la UNESCO, España es el país que más desempleo juvenil presenta de la Unión Europea, porque también es el que más tasa de fracaso escolar muestra. Un hecho que en su informe trabajo para todos, el organismo internacional relaciona con los bajos niveles de comprensión lectora de nuestro alumnado. Algo que corroboran los estudios PISA, que defienden la necesidad de incrementar la motivación hacia la lectura entre nuestros estudiantes.
Y es que, una encuesta llevada a cabo en centros educativos de Castilla-La Mancha por la Consejería de Educación en 2017, mostró que la lectura es la actividad que menos practican los alumnos en su tiempo libre, y que el 76% leen menos de cinco libros por placer al año.
Pero, ¿Cómo mejorar estos resultados? Fomentando la literatura popular de forma popular.
Y en este sentido, la novela negra puede ser un arma poderosa para lograrlo. Prueba de ello, es que seis de los diez libros más leídos por los españoles el año 2017 pertenecían a este género, según la encuesta de hábitos lectores publicada en Enero de 2018.

Por ello, con el patrocinio del Ayuntamiento de Villamayor de Santiago y la colaboración de la Biblioteca Quijotes y Sanchos, el CEIP Gúzquez y el IESO Ítaca estamos organizando La Mancha Negra, un ciclo de encuentros con autores de novela criminal para todos los vecinos de nuestro pueblo y de los pueblos vecinos.

 Un ciclo que, gracias a la colaboración del Instituto Francés, se inició el pasado 18 de octubre con Marin Ledun. El laureado autor galo visitó la Casa de la cultura del pueblo para presentar su última obra traducida al castellano, En silencio, Premio Transfuge 2017. Una atípica novela negra rural que hizo las delicias de los alumnos de 3º y 4º de ESO, que pudieron compartir con el francés sus impresiones y dudas sobre el libro y su proceso de gestación, dejando maravillado al escritor con sus preguntas y comentarios.

 Pero La Mancha Negra no ha hecho más que comenzar… porque el 22 de Enero, nos visitará Antonio G. Iturbe. El escritor y periodista cultural, creador de la popular serie de misterio del Inspector Cito, realizará cuentacuentos y certámenes de dibujo y relato con alumnos de Infantil y Primaria, y comentará con clubes de lectura La bibliotecaria de Auschwitz

 Ya en febrero, concretamente el 22, gracias al apoyo del Ministerio de Educación,  Carlos Bassas diseccionará con alumnos de 1º y 2º de la ESO, Aki y el misterio del cerezo, primera entrega de su serie juvenil ambientada en el Japón feudal. Además, el escritor y guionista analizará con los clubes la segunda parte de la serie del inspector Corominas, Siempre pagan los mismos, VI Premio Tormo Negro-Masfarné.

Y Para incrementar aún más la capacidad de análisis y motivación a la lectura de los adolescentes, los alumnos de 3º y 4º de ESO han decidido democráticamente quién será el último invitado, a partir de una pre-selección de cinco de los mejores escritores de género negro del país. El elegido, ha sido Jon Arretxe, creador de la serie del detective inmigrante ilegal Touré, que acudirá al Instituto y la Biblioteca el 15 de Marzo.

Y como broche final, el 26 de Abril alumnos y profesores del IESO Ítaca visitarán el VII Festival de novela criminal Las Casas Ahorcadas, para dar a conocer el proyecto a otros centros de secundaria, dentro de la II Jornada de Orientación Académica y Animación a la lectura Universidad del Crimen Literario y Multimedia.

De esta forma, La Mancha Negra pretende extender la lectura por las tierras de Don Quijote, y convertir Villamayor de Santiago en el principal referente lector y literario de la comarca.

viernes, 4 de enero de 2019

Presentación de La paradoja del bibliotecario ciego.




Un thriller sobre el lado oscuro de las familias normales.
Por Sergio Vera Valencia, coordinador del club de lectura las Casas Ahorcadas.
 

Jou, jou, jou, ahora que las Navidades, entrañables fiestas familiares donde las haya, han tocado a su fin, y he releído con fascinación esta novela sobre familias aparentemente normales donde todos tienen trapos sucios que, por supuesto, se lavan en casa, me pregunto una vez más, ¿existen realmente las familias normales?
Entonces, ¿por qué las estadísticas dicen que la mayoría de los asesinatos son cosa de familia?
Pero mejor, empecemos por el principio, empecemos por Camilo.
Camilo es un popular novelista de género negro culto y refinado que vive una vida aparentemente idílica, pero frustrado por no ser más que un popular novelista de género negro ignorado por la crítica. Hasta que un día, Camilo descubre una llave oculta en el revólver de su padre, un policía que se suicidó misteriosamente hace veinte años. Una llave que le llevará a reabrir el último e inconcluso caso de su progenitor, y a descubrir sus secretos mejor guardados. Unas pesquisas con las que espera, al fin, poder dar a imprenta una obra con la que alcanzar el ansiado reconocimiento literario.
Y si La paradoja del bibliotecario ciego fuese una novela negra típica, una novela negra más, con la intrincada historia de las indagaciones de Camilo sería suficiente.
Pero claro, si fuese una novela negra típica, una novela negra más, ahora no estaríamos hablando de ella, ni de que en mi opinión es una de las mejores que se publicaron el año pasado en nuestro país, la mejor, a mi juicio, si hubiera contado con un buen corrector para pulir su estilo y limar algunas desafortunadas frases durante sus primeros compases.
Y es que además de un popular escritor culto y refinado, Camilo es muchas otras cosas: El marido maltratador de una bella y elegante ejecutiva, el padre  de un adolescente acosador y consentido, el hermano de una amargada ama de casa  desahuciada, el hijo de una coja manipuladora y castradora, el tío de la principal víctima de su hijo…. Y esos son solo algunos de los más de diez coprotagonistas de esta ambiciosa y coralísima obra que pretende poner el foco sobre la anormalidad de las familias normales, y arrojar algo de luz sobre el lado más oscuro del alma humana.
Porque todos, absolutamente todos los personajes de esta novela tienen algo que ocultar, son lobos con piel de cordero, verdugos de manos inocentes, y todos, absolutamente todos son víctimas de una atmósfera de violencia, de un trágico efecto dominó que les convierte irremisiblemente en victimarios, haciendo que uno tras otro, ficha tras ficha, todos vayan cayendo bajo el yugo del eros y el thanatos, ante las pulsiones de amor por lo prohibido y odio por los que les rodean, llegando incluso a estar dispuestos a la mayor de las bajezas, a verter la sangre de su sangre.
Y todo esto y mucho más es este apabullante thriller costumbrista, que gracias a su continuo cambio de personaje no da respiro al lector durante sus 400 páginas. Una actualización de las más demoledoras tragedias griegas  con la que los ganadores del premio Amazon Indie 2016 Ana Ballabriga y David Zaplana han logrado entretejer magistralmente los destinos de tantos y tan variados, complejos y atormentados antihéroes como solo Víctor del Árbol había conseguido, regalándonos una novela impactante e incómoda como pocas, que sorprenderá y dará mucho que pensar a lectores de toda la familia y todas las familias.
Por eso, si quieres descubrir en qué consiste La paradoja del bibliotecario ciego, las Casas Ahorcadas se complacen en invitarte a su presentación, que tendrá lugar el viernes 11 de enero a las 19 H, en el salón de actos de la Biblioteca Municipal de Cuenca.
Seguro que después, verás a tu cuñado con otros ojos.

martes, 25 de diciembre de 2018

Un regalo de Navidad, a la venta después de reyes



Prólogo: Pionera entre las pioneras.


La novela negra española es hija de la Transición. Aunque existieron cultivadores del enigma durante la dictadura, especialistas como Salvador Vázquez de Parga aseguran que el nacimiento del género negro en España se produce después de la muerte de Franco. Algo lógico, por otra parte, si entendemos el género como novela realista y sociocrítica, y no solo como mero pasatiempo paraliterario, pues ¿Qué injusticia podría denunciarse en una sociedad tan perfecta como la franquista?
Ironías aparte, si bien Tatuaje, la primera entrega criminal de la serie Carvalho (paradójicamente, la fundacional Yo maté a Kennedy no suele considerarse parte de la serie), fue publicada por Manuel Vázquez Montalbán en 1974, no será hasta finales de los setenta y principios de los ochenta cuando aparezca la primera generación de criminales literarios pata negra. Y entre las editoriales que trataron de impulsar el alumbramiento de la novela policíaca española, etiqueta más común por aquel entonces para referirse a la literatura de género, destaca por méritos propios Ediciones Sedmay.
Pese a su corta vida, apenas duró dos años y no alcanzó la veintena de títulos, en la colección Círculo del Crimen vieron la luz clásicos del calibre de Prótesis, de Andreu Martín, o Un beso de amigo, de Juan Madrid, ganador y finalista, respectivamente, de la única edición del premio del mismo nombre. Pero también joyas tristemente olvidadas como Gay Flower, detective muy privado, primera entrega del esperpéntico investigador con el que el maestro del humorismo PGarcía parodió el hard-boiled americano, y Picadura mortal, de Lourdes Ortiz, considerada por muchos expertos el primer femicrime ibérico, es decir, la primera novela negra no solo escrita, sino también protagonizada por una mujer en España.
Un título tan adelantado a su tiempo, que la contraportada de la edición original de 1979, ante la ausencia de mujeres que escribieran noir, tanto en el panorama editorial en español como internacional, se comparaba a Lourdes Ortiz con Agatha Christie, la máxima exponente de la literatura de misterio. Una obra imprescindible en una colección como Pioneras, que pretende reivindicar a las primeras autoras del género negro de nuestro país. Por ello, conmemorando el 40.° aniversario de su publicación, hemos rescatado para los lectores la única aventura protagonizada por la inolvidable sabuesa Bárbara Arenas.
No en vano, pese a sus veinticinco primaveras, Arenas es una detective privada fuerte, independiente y testaruda, dispuesta a todo para esclarecer la misteriosa desaparición de Ernesto Granados, un acaudalado magnate canario del tabaco, al que toda su avariciosa prole da por muerto.
Y es que, como los canarios no son los únicos pájaros en la isla, la modélica parentela del viejo incluye buitres como una viuda demasiado joven y demasiado alegre para guardar luto al finado, dos hijos sin oficio que solo buscan su beneficio, y dos peligrosas nueras a las que solo une su odio recíproco y el que sienten hacia sus maridos.
Y si a eso le añades una díscola nieta casada con un mafioso del juego y un hijo pródigo con antecedentes como narcotraficante, aunque Arenas sea una mujer literal y figuradamente de armas tomar, cuando las sorpresas y los muertos se sucedan, nuestra joven investigadora tendrá que dar lo mejor de sí misma para no pasar a mejor vida y descubrir, en la última página, qué pasó realmente con Granados.
Para redondear el explosivo cóctel de enredos familiares e inesperadas vueltas de tuerca con la que hace ya cuatro décadas la polifacética y laureada escritora, traductora y profesora Lourdes Ortiz (Madrid, 1943) debutó en el género negro, Picadura mortal cuenta con una pizca de crítica feminista y un estilo tan natural y divertido, que apuesto a que, como yo, antes de poner punto y final a esta pionera entre las pioneras, estaréis deseando que la pareja Ortiz-Arenas hubiese colaborado en más investigaciones.
 
Sergio Vera Valencia Director de la colección Off Versátil
 



 

domingo, 16 de diciembre de 2018

Brillante como una luciérnaga en la oscuridad



Era verano, y hacía calor. Pero no lo suficiente como para que mucha gente se animara a zambullirse en el “Licor del polo” que en mi urbanización llamamos piscina.

Pero allí estaba Begoña, como todos los días. Y estaba leyendo, como todos los días. Y cuando llegué, como todos los días, para mi paliza diaria, largo va, largo viene, le pregunté que andaba leyendo.

El brillo de las luciérnagas, me dijo. Ni idea, le contesté.

Pues me está encantando, me dijo. A ver si te animas a hacer una reseña, le contesté.

Y la hizo.

A pesar de que en los dos años que llevaba en el club de lectura, Begoña era tan tímida que nunca decía nada, por mucho que le insistiera, cumplió con su palabra.

A los pocos días, me mandó una reseña, pidiéndome por favor, que le diera mi opinión para retocarla. Y mi opinión fue que, por favor, no retocase nada.

Porque la reseña era muy curiosa. Tan curiosa, que no pude resistirme a leer la novela. Aunque me había jurado y perjurado no leer ninguna novela reseñada durante el verano, porque eran propuestas para el curso, y por tanto, candidatas a ser releídas si las leía antes de empezar el curso.

Y no sé tú, pero yo, odio releer.

Mucho.

Pero la leí, y no me arrepiento.

Nada.

Porque “El brillo de las luciérnagas” es una novela que no se parece a nada que haya leído. Una de esas raras novelas, que disfrutas la segunda vez que las lees tanto o más que la primera.

Y porque gracias a ella, he conocido a Paul Pen.

Un tipo capaz de contestar un correo con el asunto “Invitación a las Casas Ahorcadas (no, Paul, no es una broma, ni SPAM”… ¡ y un domingo por la mañana!

Pero no solo contestó. Además accedió a mantener un encuentro con nosotros, a cambio de nada, cuando su primera novela ha sido adaptada al cine este año, y su segunda, la que ahora nos ocupa, vendió más de 150.000 ejemplares en Estados Unidos.

Llevo casi una década en el mundillo literario, y nunca dejará de sorprenderme la generosidad de algunos autores. Y más, cuando, curiosamente, los más generosos, suelen ser los mejores.

Total, que el tiempo pasó. Entre esto y aquello, trabajo y trabajo, colegio y club de lectura, el tiempo se me echó encima. Tan encima, que temí que Paul se hubiera olvidado de mí, y no pudiera atendernos.

Afortunadamente, no fue así. Quedamos en que le llamaría el jueves, para que charlásemos, antes del encuentro del viernes.

Fue raro. Fue raro, la primera vez que alguien me reconoce la voz antes que yo a ese alguien, porque Paul había escuchado el programa que le habíamos dedicado en “Hoy por Hoy Cuenca”
 
Y yo, no le había escuchado en mi vida.

Y fue raro. Fue raro, porque aunque acabábamos de conocernos, parecía que nos conocíamos de toda la vida.

Y lo mismo ocurrió al día siguiente, el viernes pasado. A pesar de que el sonido no era tan bueno como nos gustaría, no recuerdo ninguna vez, y en nueve años de encuentros con autor van unas cuantas, en que comentar un libro con su creador fuese tan esclarecedor.

Palabra.

No puedo, ni quiero deciros todo lo que se habló, porque os estropearía la novela. Solo puedo recomendaros vivamente su lectura, y que vengáis a escuchar a Paul, cuando nos visite en la próxima edición del festival.

Porque Paul Pen es brillante. Brillante como sólo puede serlo una luciérnaga en la oscuridad.

Gracias, Begoña. Y gracias, Paul. Nos vemos en Abril.