Estadisticas

domingo, 10 de diciembre de 2017

Encuentro virtual con Graziella Moreno



Por Sergio Vera Valencia, Coordinador de las Casas Ahorcadas
 

Iris es una abogada recién divorciada y hastiada de su trabajo, a la que todas las noches asola la misma pesadilla. Recorre el bosque de su niñez, intentando desenterrar con sus propias manos algo que nunca llega a descubrir antes de despertar.

Y cuando un día amanece con tierra entre las uñas, decide aceptar la invitación de su tía y visitar Rocablanca, el idílico pueblo catalán donde se crió, huyendo de Barcelona y sus sueños recurrentes, que teme que puedan ser premonitorios, como los que tenía durante su juventud.

Pero cuando llegue a Rocablanca, en vez de la paz que ansía, encontrará el pueblo patas arriba, buscando un niño desaparecido, y tendrá un encontronazo con Gabriel Sira, un tipo sospechoso, obsesionado con la figura de Gilles de Rais, el desalmado aristócrata francés de la Edad Media, que torturó y asesinó decenas de niños e inspiró a Charles Perrault el cuento de “Barbazul”.

Con tan sugerentes mimbres, la escritora y jueza Graziella Moreno (Barcelona, 1965), urde “El bosque de los inocentes” (Grijalbo, 2016), su segunda obra publicada, tras debutar con “Juegos de maldad” (Grijalbo, 2015), la primera entrega de la serie de la jueza Sofía Valle, que este año ha regresado a las librerías con “Flor seca” (Al Revés, 2017).

El bosque de los inocentes es una novela negra diferente, con pinceladas de elementos históricos, ribetes sobrenaturales, y la pedofilia como leiv motiv.

Un libro de ágil lectura y sólidos personajes, que alterna la voz en primera persona de su protagonista con un narrador omnisciente que, a ritmo de thriller, nos irá desvelando poco a poco las luces y sombras del pasado y el presente de Rocablanca, un lugar donde Iris descubrirá que no podrá dejar atrás sus pesadillas, porque se hacen realidad.

Por todo eso y mucho más, el próximo viernes 15 de diciembre, Las Casas Ahorcadas se complacen en invitarte al encuentro virtual con Graziella Moreno, que se celebrará en el salón de actos de la biblioteca municipal de Cuenca a las 19. 30 h.

Porque si no te adentras con nosotros  en el bosque de los inocentes, seguro que estas Navidades te sentirás de lo más culpable.

domingo, 3 de diciembre de 2017


 
The voices, de Marjane Satrapi.

 
Por Nieves Guijarro.

 
Jerry es un joven aquejado de esquizofrenia, que se aferra a la realidad mediante el uso de medicación. Un universo gris y traumático para él, por ello decide optar a una existencia mucho más amable, desechando el uso de sus pastillas.
 Así, su tediosa y rutinaria vida se transforma en una fantasía más en consonancia con su frágil espíritu. A diario, escucha las voces de sus mascotas: El señor bigotes, un gato que le recrimina su locura y los peligros que deberá soportar en el mundo, y Bosco, un perro que le anima a continuar con su vida y ensalza sus virtudes personales.
 Profundamente enamorado de su compañera de trabajo, Fiona, Jerry decide seguir el consejo de sus mascotas, y proponerle una cita, lo cual le sumerge en una espiral de locura de la cual sólo es partícipe, en cierto grado, su psiquiatra.
 A partir de ahí, Jerry se sumerge en una espiral de muertes, degradación y confusión, a medio camino entre la fina línea que separa la realidad de la ficción.
 
Nacida el 22 de marzo del año 1963 en Rasht (Irán) y afincada en Francia desde el año 1994, la directora, escritora, periodista y gran dama del cómic Marjane Satrapi firma esta particular alegoría de la locura que le ha valido el favor de público y crítica en festivales como Toronto o la 47 edición de Sitges.
 Es la primera producción americana de la reconocida autora, que cuenta en su haber con más de 25 nominaciones a prestigiosos premios internacionales gracias a su primer proyecto de animación titulado Persépolis, adaptación de la novela gráfica del mismo título firmada por la escritora, que vio la luz el año 2000 por obra y gracia de Norma editorial.
La vuelta al ruedo de Satrapi en 2015 no es solo un nuevo ejercicio poético y visual que camina entre los vericuetos del drama, el horror y la comedia alternando colorido, musicalidad y momentos de emotividad.
The voices supone mucho más que eso, pues es la primera incursión de la directora que cuenta con guión de otro autor, en este caso Michael R. Perry, con gran experiencia en el ámbito de las series televisivas, que firma un trabajo repleto de diálogos para quitarse el sombrero.
 Y cabe decir que el resultado es espectacular, e incluso más notablemente artístico que sus anteriores trabajos. Lejos de presentar el cruento retrato introspectivo de una mente psicópata, el mundo de Jerry se presenta ante el espectador como un trágico y bello cuento donde todo es alegría, diversión y saturación de colores, eso sí, mostrando de cuando en cuando, a retazos, la trágica realidad que envuelve su existencia.
Armónico ejercicio que combina, con singular maestría, aspectos cómicos o fantásticos sin olvidar el toque macabro de ciertas pinceladas de sangre y violencia.
Acertadísima la elección de Ryan Reynolds (The Proposal, 2009, Buried, 2010), que logra dar vida a uno de los villanos más dicotómicos y, a la vez, entrañables de los últimos años. Teatral, que no histriónico, profundamente mordaz y totalmente convincente, resulta evidente que Reynols constituye el punto fuerte de la cinta, poniendo también voz a las mascotas que, con sus dictados, rigen la vida del protagonista.
 Del mismo modo, y no menos importante, cabe reseñar un excelente plantel de secundarios entre los que destacan nombres como Gemma Arterton (Clash of the titans, 2010, Hansel & Gretel, 2013), Anna Kendrick (Up in the air, 2009, Into de Wood, 2014) o la veterana y dos veces nominada al Oscar, Jacki Weaver (Ilver lining, 2012, Stoker, 2013).
 
Asombrosa, magistral, formalmente perfecta, The voices constituye una victoria en toda regla tanto para Satrapi como para su público, así como para todo tipo de espectadores.
Una atípica muestra de cómo componentes que pueden parecer diametralmente opuestos, pueden dar forma a un conjunto hermosamente equilibrado. Inolvidable.

domingo, 19 de noviembre de 2017

Todo esto te daré, de DOLORES REDONDO.


Por Aurelia Martín Mayordomo.

La trama se desarrolla en la Ribeira Sacra, una de las zonas más bellas de Galicia, donde va Manuel, cuando le avisan que su marido ha muerto en un accidente.

En ese momento, descubre que Álvaro, su marido, tenía una doble vida que desconocía. Era marqués de una de las familias más poderosas del lugar, pero que había sido despreciado por su condición de homosexual.

Entonces, se ve preso de sentimientos y emociones que lo desbordan, y solo la amistad que entabla con un guardia civil y un cura le ayudan a reponerse y a descubrir que Álvaro fue asesinado.

Y gracias a un niño, hijo del hermano muerto, que introduce en los bolsillos de Manuel pétalos de gardenias como si fueran las migas de pan del cuento de Hansel y Gretel, lo inducen a  investigar e ir atando cabos hasta descubrir al asesino.

Esta novela, ganadora del Premio Planeta 2016, nos describe una sociedad tan antigua como el mundo y al mismo tiempo tan actual, donde la hipocresía y la doble moral de personas de la iglesia y de los poderosos señores, son la ley.

lunes, 13 de noviembre de 2017

INVITACIÓN A LA PRESENTACIÓN DE APÓSTOLES Y ASESINOS


Texto de Apóstoles y asesinos:

... La actitud de Layret y de algunos miembros de su partido no es suficiente para acabar con la desconfianza que a raíz de la huelga general siente el sindicalismo catalán hacia los políticos. Especialmente hacia los políticos de derecha y, especialmente, hacia la derecha catalanista. Cambó se ha convertido en el traidor oficial. Seguí nunca se lo perdonará. En el despacho de Layret, el Noi se desquita. Está de pie, habla con su voz ligeramente ahuecada, como un trueno en una bóveda. Desde la redacción se escuchan perfectamente sus palabras:

«Ése nunca creyó en nada. Ni en ti ni en Domingo, ni en nada. Y menos, que en nada, en sus enemigos, que somos nosotros, el sindicalismo, los trabajadores organizados.»

«¿Me dirás qué tenemos que ver nosotros con Cambó, Salvador?», Lluís Companys le hace la pregunta son su sonrisa de conejo, los ojos alegres.

El Noi alza las palmas de las manos como un cura oficiante, teatral, fingiendo sorpresa:

«Catalanismo. O eso pensaba.»

«¿Es que te parece mal que lo seamos, catalanistas?», Layret lo mira fijamente.

«No me parece nada. O sea, nada en absoluto. Es un adorno. Es un acto secundario. Es lo que viene después de lo que viene luego. Es la cola del cometa.»

«La cola del…»

«¿O de verdad me queréis decir que a uno de nuestros trabajadores, cuando lo entierren a causa del hambre o por el tiro de un guardia civil, le va a importar que la bandera que esté colgada en el gobierno civil tenga las rayas más anchas o más estrechas?»

«Tal vez entonces no se morirá de hambre. Y no le dará ningún tiro ningún guardia», es Companys quien responde, fumando, tranquilo, encogiéndose de hombros.

«Muy bien, pues a lo mejor se lo da un somatén, o uno de Cambó. Por algo son un invento de la tierra, los jodidos somatenes.»

Se callan los tres. El Noi del Sucre, corpulento, agrandándose entre el humo y la estrechez del despacho de Layret, sigue de pie, se mueve, y al final vuelve a hablar:

«Lo que yo os digo, lo que sienten los míos, es que esa gente, los de la Lliga y los que no son de la Lliga pero están con ellos, no quieren ninguna independencia. Lo único que quieren es usar Cataluña como un chantaje. Un trueque. Nada más. Y nosotros, nosotros, no tú ni tú, los trabajadores, nuestras condiciones laborales, nuestra explotación es la moneda de cambio. O una de las que esa gente maneja.» ....


domingo, 5 de noviembre de 2017

Presentación de Apóstoles y asesinos: un homenaje a la Cataluña Internacionalista.


 
 Por Sergio Vera Valencia, coordinador de las Casas Ahorcadas, elegido mejor club de lectura de Castilla-La Mancha 2016.

 

No hay historia más apasionante que un momento apasionante de la Historia.

Momentos como la Barcelona anarquista de principios del siglo XX, llena de idealistas y pistoleros, héroes y terroristas dispuestos a matar y morir por la lucha obrera, como magistralmente recrea “Apóstoles y asesinos”, la última obra del prestigioso autor malagueño Antonio Soler, ganador entre otros, del premio Nadal, el Nacional de la Crítica o el Primavera.

Apóstoles del anarcosindicalismo como Ángel Pestaña, un relojero que sin más formación que la que pudo procurarse un huérfano que trabajó de sol a sol desde la más tierna infancia, fue el único participante en la Tercera Internacional con arrestos para subirse a las barbas del mismísimo Lenin por coartar la libertad de su pueblo, cuando la Rusia bolchevique se antojaba el paraíso del proletariado.

Y asesinos como Juan Rull, un activista que tras ser arrestado se convirtió en confidente de la policía para darse a la buena vida. Tan buena que pronto despertó recelo entre sus antiguos correligionarios, y para no frenar su tren de vida, terminó poniendo él mismo las bombas de las que luego avisaba, con ayuda de su madre y su hermano.

Pero entre los protagonistas de esta épica época, destaca la figura de Salvador Seguí, el Noi del Sucre, un humilde pintor de brocha gorda que se erigió en líder del movimiento libertario catalán y que, pese a ser el máximo representante de la lucha pacífica por los derechos de los trabajadores, como gran parte de estos evangelistas de la clase obrera, tuvo que hacer público su testamento a edad temprana.

Y estos son solo algunos de los muchos personajes novelescos pero totalmente reales que pueblan las páginas de un libro que más que una novela negra, es la crónica de una época muy negra, que nada tuvo que envidiar en gansterismo al Chicago de Al Capone, en que las bombas y las balaceras eran el pan de cada día, y los atentados y los asesinatos el de cada noche.

Una magnífica recreación histórica, con la exhaustividad documental de una tesis doctoral y un estilo literario al alcance de muy pocas plumas contemporáneas, de un momento con indudables paralelismos con el presente, pues como retrata fielmente la novela, fue entonces cuando los partidos nacionalistas comenzaron a ganar fuerza en Cataluña.

Así pues, si te gusta la Literatura y la Historia con mayúsculas, las Casas Ahorcadas se complacen en invitarte a la presentación de “Apóstoles y asesinos”, que se celebrará el 17 de noviembre a las 19 h, en el salón de actos de la Biblioteca Municipal de Cuenca.

Y es que, hoy más que nunca, no puedes perderte esta joya literaria, este homenaje a la Cataluña Internacionalista.

domingo, 29 de octubre de 2017

Marta es la jefa




Conocí a Marta Marne, ama y señora de la estupenda página de reseñas literarias www.leersinprisa.com, allá por 2013.

Era la primera vez que asistía a la Semana Negra de Gijón, para conocer al pollito Ravelo, que por entonces acababa de publicar “La estrategia del pequinés”, que se alzaría con nuestro premio Tormo al año siguiente.

Al igual que nosotros, Marta estaba allí de vacaciones, gastando su tiempo y dinero por amor al género. Y claro, como no podía ser de otra forma en dos frikis de los libros en general, y de la novela negra en particular, congeniamos de inmediato. Como también con su novio Rubén I el Rubio, el rey del chiste malo.

Desde entonces somos amigos, y nos vemos todos los años  aquí y allá, en las Casas Ahorcadas y en Pamplona Negra, en Getafe y en Barcelona Negra, siempre de feria en feria, y siempre por amor al arte.

Hasta que este último año Marta fue pieza clave en la organización de nuestro festival, nuestra jefa de prensa.

Entre tanto, poco a poco Leer sin prisa fue haciéndose un nombre entre las páginas de crítica literaria. Cada año eran más los autores y editores que le mandaban libros y más libros, y cada vez más las reseñas publicadas, así que pronto la página se convirtió en algo demasiado parecido a un trabajo, por lo que Marta tuvo que echar el freno y romper con esa dinámica, para volver a leer sin prisa y a reseñar por placer…. hasta esta semana.

Porque como Marta ha hecho público esta semana, de ahora en adelante será crítica de novela negra de El Periódico de Cataluña.

Por eso, y creo que hablo en nombre de todos los miembros del club, nos alegramos tanto de que estos años de esfuerzo desinteresado se hayan visto al fin recompensados. Enhorabuena. Te mereces eso, y mucho más.

Tan solo esperamos que no te independices de nosotros, y el año que viene volvamos a tenerte al frente de las Casas Ahorcadas.

Porque Marta es la jefa.

domingo, 22 de octubre de 2017

Vuelven los microcrímenes



Ya hacía mucho tiempo que no publicábamos ningún microrelato, ningún microcrimen.
Pero afortunadamente, la sangre ha vuelto al río (Júcar), y aquí tenéis el último parto de nuestro frailecillo favorito.
Si os deja secuelas, no diréis que no avisé.
  

EXILIADO

Por (fray) Manolo Polo

Tuve que emigrar. Al principio me compadecieron huérfano. Ahora sé que, algunos que me desprecian bastardo, me sospechan soltero y viudo. ¿Podré irme sin aclarar las confusiones?

Todo fue culpa de ella, una hembra excelsa. El óvalo de su cara, su perfil, cuello, hombros, caderas, pubis, nalgas, corvas: un concierto de líneas puras en el esplendor de la curvatura. Sus pechos: la perfección de las cúpulas. Con razón podía considerarme afortunado, más aún, bienaventurado. Veinte años yo, cuarenta ella en plenitud de esencia, presencia y potencia.

Éramos dos con ella. Mi padre, viejo tontorrón, acabó penitenciándose por tamaño desliz de madurez, aunque había sabido perdonarse el de juventud del que yo soy fruto. Lo sustituí, ahora toda mía en exclusiva.

Pero llegó un tercero y la oí gritar de placer en sus brazos. Luego, húmedo brillo en su mirada ausente y húmeda sonrisa en su boca que asomaba al más feliz de los mundos desde sus entrañas enfebrecidas, la misma cálida sonrisa de su entrepierna, me confirmaron su pérdida.

No pude aceptarlo. Hice justicia. Murieron los dos amantes y mi padre cargó con la culpa. Crimen pasional sentenciaron, yo diría místico. Se está pudriendo en la cárcel. No durará. No me quedará nadie.

Es duro, en una ciudad pequeña, ser el hijo del cura, pero si además está en la cárcel por haber matado a una buena señora, madre de cuatro hijos y esposa del mejor alcalde que hemos tenido, se hace casi imposible soportarlo. Tuve que emigrar.