Estadisticas

jueves, 26 de abril de 2018

DESPEDIDA A LA FRANCESA, YA NO SON LO QUE ERAN








Normalmente, una despedida a la francesa suele ser haciendo mutis por el foro, sin decir ni mú.

Pero, ¿desde cuándo hay algo normal en las Casas Ahorcadas?

Por eso, en honor a la estrella invitada de nuestro VI Encuentro de Novela Criminal, Pascal Dessaint, vamos a despedirlo a la francesa, dando mercis.

Merci a Ángel Mariscal, Marta Segarra, Ángel Tomás, María Ángeles Martínez, María Ángeles Zurilla, Ramón Freire y Antonio López, porque Siempre pagan los mismos, y no lo digo solo por el flamante ganador del VI Tormo Negro–Masfarné.

Merci al Hotel Torre Mangana, al Centro de Iniciativas Culturales, y muy especialmente, a Paco Auñón de la SER por siempre estar, y a Olga Muñoz y la Biblioteca Municipal, el hogar de las Casas, la casa de las Ahorcadas.

Merci a mis negritos, porque al contrario que los de Agatha Christie, cada vez son más, y más entregados.

Merci a todos los invitados, y excuse moi por explotarlos como negros. A Antonio Iturbe, por ser el mejor cuentacuentos con el que se puede contar; a mi hermano Carlos Bassas, por ser el mejor pregonero de la Historia (con permiso del maldito Domingo Villar); a Mikel Santiago, el nuevo jefe de la banda, por dar la nota en la inauguración; a Lorenzo Silva, por ser el escritor más humano del planeta y parte del extranjero; a Carles Quílez, Rafa Melero, Graciella Moreno y Carlos Augusto Casas, que ya son “cosa nostra”, “uno de los nuestros”, con un merecido bis a Graciella y Carles, por repetir sin repetirse en sus talleres en la Universidad; a Javier Manzano y Darío Eme Hache, los men in black and noir, por el currazo de montaje y el palizón de viaje express; a José Antonio Pérez Ledo y Ana Alonso por su chispa y por “El Gran Apagón”, a Miguel Mula, Víctor Gutiérrez y Ana López por crear muchachada noir; y a los alumnos y profesores de los IES Alfonso VIII, San José, Lorenzo Hervás y Panduro, La Sagrada Familia y Pedro Mercedes, por confiar en mí y apoyar la jornada; a Mikel Santiago, David Zaplana, Ana Ballabriga y Lorena Franco, porque a pesar de ser los más buscados de Amazon, se han dejado encontrar por Cuenca; a Rafa Melero, por compartir con nosotros sus inolvidables experiencias atrapando asesinos y perdiendo trenes; a Pascal I, el rey de la pista y de las Casas Ahorcadas; a Juan Carlos Galindo, por los abrazos en Cuenca y la visibilidad en El País; a Julián Serrano, Juana Oleza y Dominique Boniface, voces y guardaespaldas del Elvis Presley de Tolouse; a Jesús Lens, por  su chispeantes cócteles y sus originales bandas sonoras; a Vicente Garrido, por mostrarnos su mejor perfil; a Víctor del Árbol, Martín Olmos y Carlos Bassas, maestros de la frase lapidaria, por no encargar mi epitafio; a Vicente Marco, que se merece los premios que gana y los que no; y a Nieves Abarca y Vicente Garrido, por estar dispuestos a matarse por el Tormo.

Y por encima de todos, merci beaucoup a mi equipo: a mi hermano Carlos Basas , por estar siempre ahí, aunque esté en Pamplona; a mi padre, por los libros y los viajes; a Marta Marne, mi jefa, mi nueva hermana; y a mi madre, la verdadera “capa” de las Casas Ahorcadas, por el don de la ubicuidad.
Pero no me gustaría terminar, sin recomendar y agradecer de todo corazón la descacharrante crónica del encuentro perpetrada por el grandísimo Urbano Colmenero, y sin regalaros el increíble Pregón  de Bassas y el ya mítico montaje fotográfico.

Merci a todos, ¡y a por el séptimo, caballería!

9 comentarios:

Firestarter qnk dijo...

Qué grande eres!!!!
Long Live Las Casas Ahorcadas!!!
Yo es que era de inglés ;-)

Cristina dijo...

No te ha faltado nadie, me uno a todo lo que dices y especialmente gracias a ti. Si no lo hubiera vivido pensaría que no puede ser verdad. Que no te abandone el ingenio ni el tensón y nos deleites con muchos más.

Anónimo dijo...

Amparo:
Gracias a ti, por ser nuestro guía en el recorrido por países, porque los viernes del taller son un encuentro con familia, donde nos reimos y nos matamos como buenos hermanos o cuñados, por todo tu esfuerzo y teson, porque lo que empezó siendo un grupo de frikis ha ido creciendo a tu sombra. Y gracias a todos esos que nos ayudan con su presencia desinteresada, de gratis total, a que estos encuentros sean cada vez mejores, porque son generosos con su talento y con su persona.
Larga vida a las ahorcadas.

Miguel Esparcia dijo...

Sudo, tiemblo, tengo escalofríos. No es un catarro. Es un síndrome de Abstinencia. Tanto acto, tanto disfrute tanto talento .....que mi cuerpecillo se ha habituado.
Sueño en la 7ª entrega.
Dos ediciones conozco, pero me atrevo a vaticinar un ascenso meteórico de Cuenca en el mundo Noir.
Gracias Sergei Verovic. Grazie mille a la Capa dei capi y Gracias al Pirata Barbablanca.

AMELIA CARRILLO COBOLLO dijo...

Estoy en el club desde el principio y estos encuentros son siempre especiales y distintos, todo gracias al capo de los negritos, a su capacidad de organizar actividades diferentes, a lo mucho que lo quieren y lo valoran los mejores escritores del género en España, que siempre se muestran prestos a venir a Cuenca para gozar de este festival de los que no sabemos vivir sin la lectura.

Anamaria Valencia Soriano dijo...

La calidad de las fotos con el logotipo, son fundamentales en el vídeo, muchas gracias Miguel por colaborar eres parte del equipo.
Viva nuestro fotógrafo oficial.

Anamaria Valencia Soriano dijo...

Muchas gracias a todos por vuestras felicitaciones,sin vuestro apoyo no hubiera sido posible somos un equipo y como tal consta del Presidete, el entrenador, el capitán y los jugadores.
Todos somos responsables de que el festival funcione.Un abrazo a todos los escritores y a los negritos y mi gracias.

Anónimo dijo...

Gracias por dejarme ser parte de ésto... por formar parte de la gran familia de los negritos, por meterme el noir en las venas a pesar de que me me de la vida.... por tanto.... (Tito Willy te debo una!!!!)
Deseando que llegue el séptimo

Urbano Colmenero dijo...

Gracias a ti, Sergio, y a tus padres por vuestra acogida. Me alegra uqe te haya divertido mi tontería.