Estadisticas

domingo, 22 de marzo de 2015

LA LECHONA


(Alba Negral VIII )

Por Fray Cadmanuel Polo.

 

 

            La Lechona no es guapa y nunca tuvo apetito de macho, ya tuvo demasiado sexo en su infancia con su padre. ¿Por qué entonces la Lechona era puta? Porque la Lechona es tonta. Gordita, obsesivamente limpia, y tonta, no sirve para otra cosa.

El mal le vino de fuera, lo trajeron otros porque la Lechona es inocente y buena, una simple sin posible error. Pero algunos de los que la usaban se creyeron dueños de ella porque pagaban sus servicios. Querían emborracharla para divertirse pero ella nunca aceptó alcohol porque en su infancia sufrió un padre borracho. Ella no bebe más que agua. Por eso no la culpo de lo que hizo. Ni de nada. Pero presa está.

Aquellos cuatro señoritos viejos verdes consiguieron drogarla repetidas veces sin ella saber cómo, ni nadie, porque ellos lo negaron cuando ella se sintió rara muchos días. Luego se enteró de que era drogadicta. Se enfadó. Ellos se rieron.

            Así que una noche de juerga los dejó divertirse y se sometió a sus caprichos hasta emborracharlos. Después los roció de coñac, y whisky, y vodka y otras bebidas de buen arder, y los prendió con las colillas de sus puros. Lo había visto en la tele. Y ella se reía mientras se retorcían entre llamas.

            Ahora muchos dicen que es mala. Pues no, es tonta nada más, una simple.

 

            ¿Pero quien dice que los listos han de ganar siempre?

Es mi amiga. Su venganza me parece corta.

2 comentarios:

Cristina dijo...

Manolo, de nuevo genial. No nos hagas esperar mucho la próxima entrega.

Carmenzity Zeta Zeta dijo...

Voy a rumiar un poco esta historia, que me ha dejado con los ojos abiertos. No conocía este blog, pero por aquí me quedo, sin duda. ¡Grande!
Saludos