Estadisticas

domingo, 9 de septiembre de 2018

¿Quién sabe si el Tormo Negro debería viajar a Cádiz?

Eso es lo que se preguntan los autores de la última recomendación de la temporada.
Y yo, después de leerla.

 
 

La tragedia del girasol, de Benito Olmo.

Por Miguel Esparcia y Olmos Castro

 
Benito Olmo, escritor y  guionista gaditano nacido en 1980, nos presenta esta novela. Segunda entrega de la serie del inspector Manuel Bianchetti, personaje que se dio a conocer en “La Maniobra de la Tortuga” (2016), lectura altamente recomendable, aunque no imprescindible para comenzar ésta.

Bianchetti es un  personaje típico de novela clásica del género: mal encarado, parco en palabras, desafiante, valiente rozando lo absurdo, con una historia familiar llena de fracasos que atormentan su alma como fantasmas, que aparecen en los pocos momentos de paz que le ofrece su enrevesada vida. Abuso del alcohol, tratando de dejar de fumar..... ¿qué más queremos como protagonista?

La historia se ubica en Cádiz, como su predecesora. Encontramos a nuestro personaje suspendido de empleo y sueldo, fruto de sus anteriores peripecias. Para salir del tedio en el que se ha convertido su vida, acepta un trabajo que desde el principio no le atrae, pero que puede ayudar a pagar facturas. El tema se tuerce y complica, formando parte de una trama de curso rápido, veloz, en la que lo que menos falta son  la sangre, las drogas y las armas de fuego, pero en la que nuestro personaje, muy a su pesar, se desenvuelve como pez en el agua.

Bianchetti, no obstante, es un tipo de buen corazón, luchador frente a la injusticia, lo que le hace propenso a complicarse su ya de por sí anárquica vida. Paga por ello un alto peaje.... es lo que hay.

Benito Olmo centra, como es habitual, la trama en la Tacita de Plata y sus alrededores. Magistral descriptor de ambientes, de situaciones de acción y violencia, en las que el lector puede imaginar la escena con todo lujo de detalles.... y todo ello condensado en muy pocas líneas.

Lectura rápida, que te atrapa desde el primer capítulo, que obliga a seguir leyendo, gracias al suspense y a la magnífica tensión que mantiene la trama. Con giros inesperados, sorprendentes, que no por ello forzados....y eso sí, muchas balas perdidas.
 

¿Quién sabe si el Tormo Negro debería viajar a Cádiz?

6 comentarios:

Leo dijo...

Me gusto mucho La maniobra de la tortuga así que estoy deseando leer esta nueva novela.

Scarpetta dijo...

Apuntada a la ya muy laaarga lista. Gracias Pimpinegra.

Antonio Elena dijo...

Enhorabuena y gracias por ésta estupenda reseña. Hay que leerlo sí o sí.

Amparo Prados Cuevas dijo...

Como dice una parte de los reseñistas: no me da la vida!!!Pero haremos hueco.

Cristina dijo...

Yo seguro que le hago un hueco, me ha gustado la reseña.

LUCÍA Guijarro dijo...

Magnifica reseña, me dan ganas de dejarlo todo y ponerme a leer el libro. Imagino que saldrá en la votación así que no voy a precipitarme.
Gracias Olmos y Miguel