Estadisticas

lunes, 12 de febrero de 2018

NO HABRÁ FINAL FELIZ



 
“No habrá final feliz”, de Paco Ignacio Taibo II

Por Leonilde Álvarez.

 
Paco Ignacio Taibo II, de nacionalidad española y mejicana,  es un periodista, divulgador histórico y  escritor de novela negra.

Saltó a la fama en los años 70,  gracias a la serie de Belascoarán Shayne, a la que pertenece “No habrá final feliz”, cuarta entrega publicada en 1981.

El detective se ve involucrado en una extraña muerte; un fiambre vestido de romano aparece en el retrete comunal de su edificio, y le ofrecen un cheque y un billete de avión para que se largue a Nueva York y no meta sus narices en el caso.

 Pero por supuesto, Belascoarán empieza a investigar, y va apareciendo una gran trama de corrupción relacionada con los abusos del poder político al más alto nivel, políticos que utilizan a la policía como su propia banda de sicarios.

Como buena novela neopolicíaca, Taibo se sirve del caso para denunciar un crimen real, la matanza del jueves de Corpus de 1971, donde los estudiantes fueron asesinados por el grupo paramilitar de Los Halcones en ciudad de Méjico.

 Es el detective, y no la policía, quien investiga y por el camino se va involucrando en una serie de crímenes que nos muestran el escaso valor de la vida en México, donde  la gente sobrevive con pequeños oficios y trabajos precarios apoyados en la familia, como única zona de verdad y de confianza.

El inicio de la novela es duro para un lector de España. Hay muchas palabras y giros mejicanos que son difíciles de entender. Pero la descripción de la vida cotidiana y un cierto humor negro hacen que la trama te enganche y llegues hasta el previsto y terrible final.

A pesar de la dificultad del lenguaje, me ha dejado el deseo de leer más novelas de la serie, y yo os la recomiendo.

3 comentarios:

Firestarter qnk dijo...

Gracias por la reseña,Leo.
Coincido en parte,aunque el lenguaje y los giros me distraen de la trama.Sin duda,denuncia una terrible situación.

Cristina dijo...

Muy buena reseña, como siempre.

Lucia Guijarro Casados dijo...

Buena reseña Leo, gracias