Estadisticas

martes, 2 de enero de 2018

Presentación de Piel de topo, de Jon Arretxe.




 Por Sergio Vera Valencia, coordinador del club de lectura las Casas Ahorcadas.

 
El investigador–vidente Mamadú Toure tiene aún menos futuro de adivino que de sabueso.

Porque  por desgracia para este inmigrante ilegal subsahariano, sin duda el detective más negro y privado de la novela criminal ibérica (tan privado, que por no tener, no tiene ni papeles), está acostumbrado a que la mayoría de sus casos sean tan espectaculares como el que le ha encargado un restaurante gallego: encontrar un cartel luminoso. Y a que sus clientes sean tan generosos como el dueño del susodicho, que no quiere pagarle ni un céntimo de anticipo, o tan libidinosas como la dueña, más interesada por sus dotes amatorias que por las detectivescas.

Sin embargo, cuando llegó desde Burkina Faso al barrio de San Francisco, el pequeño África de Bilbao, ni en el peor de sus augurios el supuesto pitoniso habría vaticinado que un día se convertiría en topo de la policía.

En un matón al servicio de “la rata”, un ertzaintza sin escrúpulos que vigila celosamente las cámaras del barrio. Un Gran hermano y mayor Hijo de puta, que extorsiona a Toure y sus amigos para que sean no solo sus ojos y oídos, sino también sus brazos ejecutores,  “limpiando las calles” por la vía rápida.

Y cuando parece que nada puede irle peor al detective vidente, le sale un ayudante invidente. Un vendedor de cupones de Cuenca, adicto a la novela negra, con un nombre sospechosamente igual al del hijo de mi madre.

Esto es solo un adelanto de lo que se siente al meterse en “Piel de topo”, la quinta, y de momento última entrega, de la serie Toure, creada por el escritor y cantante de ópera Jon Arretxe (Basauri, 1963), que con su habitual estilo directo y su proverbial capacidad para retratar el  lado más oculto y desconocido de nuestra sociedad, nos regala la trama mejor urdida de su ya prolífica carrera criminal.

Una novela con la que el autor vasco recupera el humor que hizo que nos enamorásemos del personaje en sus primeras apariciones (“19 cámaras” (2011) y “612 euros” (2012), sobre todo gracias a las disparatadas escenas protagonizadas por mi alter-ego literario, y cierra los arcos argumentales iniciados en las entregas más duras, “Sombras de la nada” (2013) y “Juegos de cloaca “ (2014), culminando, pero afortunadamente no poniendo broche final, a una de las series más potentes y originales de la novela criminal española de los últimos tiempos.

Por eso, las Casas Ahorcadas se complacen en invitarte a la presentación de “Piel de topo”, que se celebrará el 12 de Enero, a las 19 h, en el salón de actos de la biblioteca municipal de Cuenca.

Especialmente, si el negro es tu color literario favorito, y lo más oscuro que te ha traído Baltasar es carbón.

1 comentario:

Firestarter qnk dijo...

Cada nueva novela aún mejor que la anterior.