Estadisticas

miércoles, 2 de julio de 2014

Crónica de una presentación largamente anunciada




                        



La gente que asiste a los clubes de novela negra son un poco peculiares: la gente que asiste a los clubes de novela negra no comen solos, y dan a probar su plato antes de catarlo, por si está envenenado: la gente que asiste a los clubes de novela negra limpian sus casas ellos mismos, no quieren mayordomos. Cuenca, 20 de junio: previsión meteorológica: calor de cojones durante el día, para que salgas en manga corta, y luego por la noche se te pongan como canicas: 100% de posibilidad de lluvia si lo haces sin paraguas. AVE procedente de Madrid-Atocha, con destino Valencia Joaquín Sorolla, acaba de hacer su entrada en la estación. David Llorente, autor de culto nacido en Carabanchel, llega a la ciudad del crimen con ganas de comerse el mundo, y de abrir boca con algo más nutritivo. El enviado, de J. E. álamo: La estrategia del pequinés, de Alexis Ravelo: Te quiero porque me das de comer, de David Llorente. Menú degustación del Mesón las Casas Colgantes: Ajo Arriero, Morteruelo, Zarajos, Alajú, Resolí. David Llorente, autor de culto nacido en Carabanchel, come a dos carrillos en un restaurante para guiris frente a la catedral, y al revés que otros autores de dicha editorial, no está a punto de descomer después de cruzar el Puente San Pablo. La gente que asiste a los clubes de novela negra colecciona crímenes perfectos, por si sus parejas se hacen seguro de vida: la gente que asiste a los clubes de lectura de novela negra salen con un libro de Larson en el bolso, para usarlo en legítima defensa si les atracan: La gente que asiste a los clubes de lectura de novela negra saben quién es el asesino con sólo leer el nombre del autor. Victoriana, Ana prima, Amparo,  Amelia, Guillermo, Paqui, Cris Marple, Noemí, José Ángel, Elena, Maribel, Aurelia, Ana María, Pablo. Oiga. Qué. Y a qué vino David Llorente. ¿Has visto donde estamos? Sí, en el blog de las Casas Ahorcadas. Entonces, ¿a qué crees que vino? A hacer turismo, ¿no? Expulsado del club. David Llorente, autor de culto nacido en Carabanchel, entra en el salón de la biblioteca municipal y flipa, aunque es viernes de puente, más de cuarenta personas  le escuchan atentas , y más de la mitad comentan el libro con interés. Almudena, Sierra, María José, Paqui, Ana Oviedo, Lourdes, Pilar historia, Juana, Manolo, Miguel, Jorge. Ensalada de ventresca, merluza al horno y tarta de queso. David Llorente, autor de culto nacido en Carabanchel, llega al restaurante agotado pero feliz, ha firmado treinta y muchos ejemplares. Shamarán, de Jon Arretxe: Con todo el odio de nuestro corazón, de Fernando Cámara: Te quiero porque me das de comer, de David Llorente. La gente que asiste a los clubes de novela negra usa guantes para leer los libros de la biblioteca, por si las moscas y los cianuros: la gente que asiste a los clubes de novela negra no se echan la siesta, por si el sueño es eterno: la gente que asiste a los clubes de novela negra son donantes de sangre ajena.  Después de los postres, se anuncian los finalistas del Tormo Negro David Llorente, autor de culto nacido en Carabanchel, es uno de ellos.









Te queremos porque nos das de leer.

Así que, tendrás que volver. 



4 comentarios:

Anónimo dijo...

Genial, genial, no puedo decir mas.
Amparo

Almudena dijo...

Y que después de leerte casi me doy más miedo... revisaré los ingredientes que cocino más veces y volveré a asegurarme cuando cene con vosotros que cada uno come su propio plato...

Anónimo dijo...

Sherlock,como siempre, nos ha dejado una crónica genial y fidedigna del encuentro con David Llorente al que espero no habremos defraudado después de venir más allá de Carabanchel

Raquel Soler dijo...

He de reconocer que "Te quiero porque me das de comer" Me impactó. Al principio no me molo el estilo de escritura. Me pareció demasiado farragoso para la vista. Ni un simple párrafo, puntuación de lo más peculiar... Era muy, muy raro. Pero al final me encantó.
Como siempre, mucha envidia de no tener ningún club de lectura similar en mi tierra natal (ni en las tierras a las que me ha tocado trasladarme)
¡Lo que tenéis allí vale mucho!
PD: A mí, como buena lectora de novela negra, me gusta ser la cocinera.