Estadisticas

domingo, 26 de junio de 2022

Comenzamos este Verano Negro visitando Sicilia


 

El verano ya está aquí, que dirían Sonia y Selena. Y como siempre, en vez de irnos de vacaciones, las Casas Ahorcadas aprovechamos para hacer recomendaciones criminales para estos calurosos meses. Y las propuestas que sean más calurosamente recibidas por el club serán leídas durante nuestro próximo curso, que empieza el 16 de septiembre. Unas propuestas que no podéis perderos, porque no olvidemos que los ganadores del Premio Tormo Negro Masfarné de los últimos años (Una maldita historia de Bernard Minier y Dócil de Aro Sainz de la Maza) y los tres finalistas del premio de este año (Catedrales de Claudia Piñeiro, La hora de las gaviotas de Ibón Martín y El chico de las bobinas de Pere Cervantes) fueron propuestos por los negritos del club durante el Verano.

Por ello este verano será más negro que nunca, con más recomendaciones que nunca, y el próximo curso se nutrirá más de estas  propuestas que nunca.

Y comenzamos este Verano Negro con una curiosa novela propuesta por la incombustible Alicia Arcas, que además de hacerse cargo del Instagram del club (¡mil gracias por cierto!) ha sacado tiempo para marcarse una estupenda reseña que nos llevará nada menos que a Sicilia, la cuna de la mafia, tema central del ciclo de lecturas del próximo curso.

Aunque mejor me callo y os dejo con ella.


 EL COLOR DEL MIEDO, Simona Tanzini

Por Alicia Arcas.



El Color del Miedo es una novela corta, no llega a 150 páginas, que transcurre a más de 40 grados en pleno siroco siciliano. Está llena de ironía, sarcasmo y humor negro. Es una lectura que parece que se escucha más que leerse, por su estilo de frases cortas y contundentes.

La trama se desarrolla en Agosto durante las vacaciones de la protagonista, Viola, una sarcástica periodista romana de 40 años que se trasladó a vivir a Sicilia hace poco menos de un año, y en la que acontecen 2 asesinatos que la afectan indirectamente. Y aunque está de vacaciones, eso no la impide investigar la trama con ayuda de su inteligencia y sus compañeros de trabajo.

Viola es sinestésica, lo que significa que asocia a las personas con colores y también le pasa con la música. Además tiene una enfermedad de desgaste neuronal que la obliga a descansar a menudo y le impide tener un control total sobre sus extremidades, sobre todo cuando hace mucho calor. Y tampoco puede notar los cambios de temperatura, pero toda esta idiosincrasia la hace más peculiar, si cabe, por su forma de desenvolverse en el día a día.

A mí me ha encantado esta novela, porque me he sentido muy identificada con la protagonista por cómo vive su enfermedad, por su manera de relacionarse, por ser poco sociable, por su humor negro, por su ironía, por la manera que descubre la ciudad en la que vive, por su curiosidad, por su gato y por su vida en general. Sé que esto es algo muy personal, pero para mí ha sido muy gratificante encontrar una protagonista que ponga palabras a mis propias emociones en determinados momentos de la novela.

Si no eres una mujer de 40 años con muchas de las características que ya he mencionado, igualmente te la recomiendo por su estilo, por su trama y por su ritmo ágil. Te mete de cabeza en un siroco siciliano que da mucho calor y aprendes muchas cosas sobre el mundo del periodismo, la sinestesia, el carácter siciliano y la ciudad de Sicilia. A parte de reírte con el humor negro de Viola.

Si te animas, la disfrutarás.



7 comentarios:

Anónimo dijo...

Sin duda, te deja con ganas de conocer la peculiar Viola. ¡Buena reseña!

Anónimo dijo...

Suena interesante por todas las peculiaridades que citas Alicia. Además es corta!

rousmery68 dijo...

Esas peculiaridades de la protagonista me dan mucha curiosidad y ganas de conocer la novela.

rousmery68 dijo...

Cristina dijo...

Curiosa novela, habrá que darle una oportunidad. Gracias por la reseña.

Miguel Esparcia dijo...

Apuntada queda. 👍

Lucía dijo...

Apuntada. Gracias por la magnífica reseña.